+39 06 44230270

info@sommainternational.com

Via Carlo Mirabello 12A Roma

SM WALL

Qué es esto?

La tecnología del suelo reforzado, bien conocida en el campo de la ingeniería, permite la realización de obras de apoyo por gravedad con un material de construcción compuesto, formado por suelo y elementos de refuerzo.

La función de los elementos de refuerzo es absorber, a través de la fricción que se desarrolla en contacto con el suelo, las tensiones y deformaciones inducidas por las cargas internas y externas. Con este sistema, la estructura se comporta como un bloque rígido similar a un muro de gravedad con flexibilidad y capacidad de adaptación a diferentes condiciones de funcionamiento.

Los refuerzos se calculan en función de los esfuerzos de tracción transmitidos por el suelo.

La longitud y la capacidad de las tensiones se evalúan en función de las tensiones generadas por los distintos mecanismos de fallo considerados.

La peculiaridad del sistema patentado Equiter es la utilización de elementos de refuerzo formados por geomallas, que permiten reforzar internamente el suelo de forma más uniforme y con una acción más eficaz que la que proporcionan los sistemas de refuerzo con bandas o franjas discretas.

De hecho, la presencia de alambres transversales, que discurren paralelos al paramento, mejora considerablemente la capacidad de anclaje al suelo y aumenta la resistencia que la armadura puede oponer a la extracción del propio suelo. Algunos investigadores internacionales han evaluado experimentalmente la componente de los alambres transversales en la resistencia al desprendimiento de la armadura y se ha registrado un aumento de cinco a seis veces en comparación con una armadura de desarrollo únicamente lineal con la misma superficie total de contacto.
Además, esta mejora de la resistencia se ve incrementada por la capacidad de los elementos reticulares de dar lugar a un fenómeno de «interbloqueo-dinámico», ya que las aberturas de las geomallas permiten que las partículas de suelo encajen en su interior cuando, durante la operación de compactación, estas partículas son forzadas a entrar en dichas aberturas, expandiendo la malla polimérica de refuerzo.
Cuando, al final de la compactación, las mallas tienden a volver a su geometría inicial, se generan tensiones internas que rodean los gránulos de suelo y reducen el empuje horizontal del propio suelo sobre el paramento.

Ventajas

Elementos constitutivos

El sistema propuesto consta de:

Qué es esto?

La tecnología del suelo reforzado, bien conocida en el campo de la ingeniería, permite la realización de obras de apoyo por gravedad con un material de construcción compuesto, formado por suelo y elementos de refuerzo.

La función de los elementos de refuerzo es absorber, a través de la fricción que se desarrolla en contacto con el suelo, las tensiones y deformaciones inducidas por las cargas internas y externas. Con este sistema, la estructura se comporta como un bloque rígido similar a un muro de gravedad con flexibilidad y capacidad de adaptación a diferentes condiciones de funcionamiento.

Los refuerzos se calculan en función de los esfuerzos de tracción transmitidos por el suelo.

La longitud y la capacidad de las tensiones se evalúan en función de las tensiones generadas por los distintos mecanismos de fallo considerados.

La peculiaridad del sistema patentado Equiter es la utilización de elementos de refuerzo formados por geomallas, que permiten reforzar internamente el suelo de forma más uniforme y con una acción más eficaz que la que proporcionan los sistemas de refuerzo con bandas o franjas discretas.

De hecho, la presencia de alambres transversales, que discurren paralelos al paramento, mejora considerablemente la capacidad de anclaje al suelo y aumenta la resistencia que la armadura puede oponer a la extracción del propio suelo. Algunos investigadores internacionales han evaluado experimentalmente la componente de los alambres transversales en la resistencia al desprendimiento de la armadura y se ha registrado un aumento de cinco a seis veces en comparación con una armadura de desarrollo únicamente lineal con la misma superficie total de contacto.
Además, esta mejora de la resistencia se ve incrementada por la capacidad de los elementos reticulares de dar lugar a un fenómeno de «interbloqueo-dinámico», ya que las aberturas de las geomallas permiten que las partículas de suelo encajen en su interior cuando, durante la operación de compactación, estas partículas son forzadas a entrar en dichas aberturas, expandiendo la malla polimérica de refuerzo.
Cuando, al final de la compactación, las mallas tienden a volver a su geometría inicial, se generan tensiones internas que rodean los gránulos de suelo y reducen el empuje horizontal del propio suelo sobre el paramento.

Ventajas

Elementos constitutivos

El sistema propuesto consta de:

Qué es esto?

La tecnología del suelo reforzado, bien conocida en el campo de la ingeniería, permite la realización de obras de apoyo por gravedad con un material de construcción compuesto, formado por suelo y elementos de refuerzo.

La función de los elementos de refuerzo es absorber, a través de la fricción que se desarrolla en contacto con el suelo, las tensiones y deformaciones inducidas por las cargas internas y externas. Con este sistema, la estructura se comporta como un bloque rígido similar a un muro de gravedad con flexibilidad y capacidad de adaptación a diferentes condiciones de funcionamiento.

Los refuerzos se calculan en función de los esfuerzos de tracción transmitidos por el suelo.

La longitud y la capacidad de las tensiones se evalúan en función de las tensiones generadas por los distintos mecanismos de fallo considerados.

La peculiaridad del sistema patentado Equiter es la utilización de elementos de refuerzo formados por geomallas, que permiten reforzar internamente el suelo de forma más uniforme y con una acción más eficaz que la que proporcionan los sistemas de refuerzo con bandas o franjas discretas.

De hecho, la presencia de alambres transversales, que discurren paralelos al paramento, mejora considerablemente la capacidad de anclaje al suelo y aumenta la resistencia que la armadura puede oponer a la extracción del propio suelo. Algunos investigadores internacionales han evaluado experimentalmente la componente de los alambres transversales en la resistencia al desprendimiento de la armadura y se ha registrado un aumento de cinco a seis veces en comparación con una armadura de desarrollo únicamente lineal con la misma superficie total de contacto.
Además, esta mejora de la resistencia se ve incrementada por la capacidad de los elementos reticulares de dar lugar a un fenómeno de «interbloqueo-dinámico», ya que las aberturas de las geomallas permiten que las partículas de suelo encajen en su interior cuando, durante la operación de compactación, estas partículas son forzadas a entrar en dichas aberturas, expandiendo la malla polimérica de refuerzo.
Cuando, al final de la compactación, las mallas tienden a volver a su geometría inicial, se generan tensiones internas que rodean los gránulos de suelo y reducen el empuje horizontal del propio suelo sobre el paramento.

Ventajas

Elementos constitutivos

El sistema propuesto consta de: